El momento tan esperado

Ha llegado el momento tan esperado. Llevas toda la vida deseando este instante. Es verdad que a menudo te has olvidado de él, pero periódicamente te has sorprendido a ti mismo mirando el reloj ansioso por si por fin lo veías aparecer.

Hasta ahora no lo habías entendido. Creías que se tenían que unir un montón de factores. Calculabas que era necesario tranquilidad, estabilidad, pareja, trabajo, tiempo… pero por fin comprendes que nada de eso era necesario. También compruebas que no tenías que limpiar nada del pasado ni preparar nada para el futuro. ¿Cómo había pasado tan desapercibido si siempre habías estado inmerso en él?

El momento era ahora. Y ahora. Y ahora. Ves perfectamente que cada instante es el adecuado para empezar a vivir como de verdad quieres vivir. Empiezas, te equivocas, y vuelves a empezar, pues vuelve a ser otra vez el momento tan esperado. Entiendes que, al fin y al cabo, nada era tan importante, pues al final siempre está la muerte que lo relativiza todo, sobretodo el miedo. Lo relativiza todo excepto el vivir. Pero el vivir de verdad, ponle mayúsculas: Vivir.

Ya era hora. Hechas un vistazo a tu alrededor y en tu mirada está la conciencia de cada segundo. A partir de ahora, y ahora, diriges tu vida hacia donde tu quieres que vaya. Sin embargo, hagas lo que hagas, salga bien o mal, estás viviendo.

Ahora es el momento que tanto esperabas

Ilustración de Anna Llopis.